dinero

Empiezan a concretarse las ayudas a municipios para enfrentar la crisis

El Plan de Inversiones de la DPH asigna seis millones para crear empleo y mejorar la vida en los pueblos

Además de los nefastos efectos que sobre la salud de individuos y sociedad está teniendo esta persistente pandemia, la mayoría de la población sufre afecciones en su trabajo y en la economía doméstica, entrando en una espiral de desesperanza que desmiente la pretendida voluntad de que nadie se quede atrás, como vienen proclamando los gobernantes cada vez que les ponen un micrófono.

La clase política suele convertir los asuntos que afectan al bien común en una continua feria de las vanidades donde son habituales las grandes declaraciones de intención, sin que luego  sientan necesidad de concretarlas en ágiles gestiones que permitan prontos resultados. Casi siempre los ciudadanos observamos decepcionados cómo se quedan en medias tintas o resultan tan exiguas que en realidad no resuelven nada.  Lógicamente en esta carrera de promesas ofrecen más quienes más recursos públicos manejan, tratando de pasmarnos con unas cifras que marean si los comparamos con nuestros propios ingresos o los magros ahorros domésticos. Y en esa línea descendente que parte siempre de los presupuestos de Europa para seguir con los del Estado, las Comunidades Autónomas, las Diputaciones y en nuestro caso también las Comarcas, el último mono son los Ayuntamientos.

Ellos, la administración más palpable y cercana al vecindario,  tiene siempre más necesidades que posibles y en nuestro medio rural tan despoblado una crisis supina como esta supera fácilmente sus recursos. Por eso entendemos que es muy buena noticia el reciente anuncio de la DPH sobre su intención de sumar 1,5 millones de euros a los  4,5 millones de remanentes acumulados para dotar un Plan de Inversiones anticovid que permita asistir en algo  a la maltrecha población rural. Un fondo a repartir entre los 201 ayuntamientos provinciales sin otro objetivo que crear trabajo y atender las necesidades de los pueblos. Para nuestra redolada eso supone más de 240.000€: Agüero 28.666,73 eurosAyerbe 30.515,04Biscarrués 29.677,67Loarre 29.923,11,   Loscorrales 28.619,53Lupiñén-Ortilla 29.929,40Las Peñas de Riglos 33.027,92 y La Sotonera 32.154,59. La medida solo afecta a los municipios de Huesca, pero parece que desde la poderosa Diputación de Zaragoza instrumentan medidas similares.

Son recursos extraordinarios, surgidos en circunstancias muy graves y  que no pueden ni deben ir a cubrir los usuales agujeros. Ahora es el momento de hacer realidad ese mantra de “Juntos Saldremos”, la administración requiere como nunca de los ciudadanos, pues ellos son los primeros interesados en superar el bache, quienes mejor pueden explicar su estado y lo qué debería priorizarse. Es tiempo de arrimar el hombro, de hacer un ejercicio de consenso democrático generalizado que APIAC ya inició hace días proponiendo al Ayuntamiento de Ayerbe 100 medidas para salir de la crisis.  No es ciertamente mucho con lo que se cuenta de momento, pero bien invertido puede sentar las bases de iniciativas que nos permitan ponernos ya en clave post pandémica. Porque si no pensamos que esto acabará un día actuaremos en consecuencia  con desánimo. Consiguiendo tan solo salir más tarde y dejando en la gatera un buen montón de pelo.

Artículo de APIAC.

Foto banco de imágenes
Enlace de origen

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *