CONÓCENOS

En APIAC defendemos nuestra tierra
dedicándonos a las personas

RESIDENTES

Habitantes de nuestros pueblos que con su actividad profesional o cotidiana los mantienen vivos y los hacen atractivos para quienes se acercan a nosotros.

NUEVOS POBLADORES

Gentes que desean cambiar su modo de vida y buscan su segunda oportunidad integrándose en el medio rural.

EMPRENDEDORES

Hombres y Mujeres que quieren iniciar un proyecto de emprendimiento o continuar su actividad trasladándola a un pueblo.

Nuestra Historia

APIAC inicia su andadura como respuesta a una crisis generalizada de su territorio. Corría el año 1989 y después de cuatro décadas perdiendo población parecía iniciar una definitiva decadencia. Por entonces el turismo rural apenas echaba a andar, el ferrocarril internacional de Canfranc llevaba 15 años cortado y el nuevo acceso carretero al Pirineo por Monrepós, deja abandonada y en precario la tradicional A-132 que atravesaba Ayerbe y su comarca.

Será en ese momento cuando un grupo de comerciantes e industriales, convencidos de que la situación todavía es reversible, se organizan en defensa del interés común. Son los denominados socios de Número, fundadores de APIAC, por entonces una asociación netamente de empresarios. Su objetivo será aprovechar todas las potencialidades existentes para ponerlas en valor y reactivar la depauperada economía, promoviendo un desarrollo capaz de mantener arraigada a la población.

Implicados en ese empeño, consiguen atraer el interés y la colaboración de muchos vecinos y emigrados que mantienen casa y lazos emocionales con sus localidades de origen, extendiendo la asociación por el resto de Aragon, otras diez Comunidades Autónomas españolas, Francia y Reino Unido.
La Asociación adopta un perfil más diverso, abriéndose a programaciones de tipo cultural y lúdico, mientras el boletín de los comienzos se convierte en la revista trimestral “Comarca” que, sigue siendo el órgano de comunicación local más importante. El preferido por los socios y sus familias por mantenerles vinculados a la realidad de sus orígenes, a sus gentes y su terruño.

Durante más de tres décadas de actividad continuada se han impulsado iniciativas de gran trascendencia para la zona. Como el Taller Escuela de La Peña que propiciaría la creación de muchas de las actuales empresas turísticas, la recuperación de la Feria de Ayerbe o las prestigiosas Jornadas Micológicas, actividades que todavía perviven, atrayendo todos los años a numeroso público visitante. Además de organizar multitud de actos culturales y eventos de relieve, participando en plataformas de desarrollo rural, en la defensa del ferrocarril eternamente preterido o contra la amenada del macro embalse en el rio Gállego.

APIAC siempre ha estado dispuesto a promover foros dinamizadores de su territorio, respaldando la modernización del tejido empresarial, apoyando el comercio de proximidad o reivindicando mejoras en los servicios comunitarios.
Detrás de tanta laboriosidad escuetamente resumida hay muchas horas de trabajo de cientos de personas que, de manera generosa y voluntaria, han colaborado de diferentes formas con la asociación desde sus inicios. Pertenecientes a varias generaciones y algunos ya desaparecidos, todos se han hecho merecedores del reconocimiento de sus convecinos y de quienes continuamos su estela en la actualidad.

En el siglo XXI APIAC sigue activa y con el mismo espíritu reivindicativo e innovador de siempre, procurando adaptarse a la realidad cambiante para resultar útil a su comunidad. Inmersos en la llamada España Vacía, los últimos retos serán mantener a un nivel adecuado servicios básicos como el Centro de Salud, la Escuela, Correos o las sucursales de los Bancos, reivindicando la restitución del Canfranc y la mejora de unas insuficientes comunicaciones carreteras, esenciales para la recuperación de un territorio cada vez más envejecido y despoblado.

Creemos que la mejor manera de progresar, hoy como ayer, es avanzar unidos, dinamizando a las fuerzas vivas con el ejemplo del entusiasmo y propuestas novedosas que atraigan talento creativo, generen actividad económica y hagan posible un futuro esperanzador para todos.
Previous
Next
Previous
Next

APIAC colabora en los